Avisar de contenido inadecuado

America, Guatemala en Miss Viajes

Expand

Lago Atitlán, dónde se oye el silencio

 TAGS:

¿Alguna vez has oido el silencio? Pues aquí puedes hacerlo. Me levanté a las 05.00hrs de la mañana para poder ver el amanecer.  Mientras el sol asomaba entre los volcanes que custodian el lago Atitlán (Guatemala), la luz iluminaba sus aguas y un silencio atronador invade el aire. Una sensación de plenitud te invade delante de tanta belleza.  Pronto el  TAGS:silencio se rompio cuando me di cuenta  que al igual que yo, muchas otras cabezas asomaban entre los balcones del hotel para ver el espectáculo.El lago se encuentra en la región de Sololá, en Guatemala. El lago tiene una extensión aproximada de 180 kms y además de los tres volcanes que bordean sus orillas otro de los grandes tesoros que guarda son 14 pueblos mayas indígenas, cada uno de ellos con sus tradiciones y trajes típicos. 

RECOMENDACIONES

  • Santiago de Atitlán es quizás uno de los pueblos  más auténticos de la zona, también hay que decir el más visitado. Conservan sus costumbres muy arraigadas, sino ya me lo dirás cuando veas a Maximon, una mezcla de santo/diablo de lo más pintoresco que veneran con devoción.
  • El mayor numero de hoteles de la zona se encuentran en Panajachel. Tienes hoteles tipo resort con habitaciones vistas al lago, como el hotel La Rivera de Atitlán;  o bien más pequeño y hogareño como es el caso de la Posada de los Volcanes.  

INFORMACION ADICIONAL

Expand

Hotel Casa Santo Domingo

5003-6742.jpg

Un antiguo convento de Antigua aloja uno de los hoteles más bonitos de Guatemala. El hotel se erigi'o sobre las piedras y muros originales de dicho convento manteniendo viva la solemnidad propia de la vida monástica y añadiendo destellos de romanticismo entre sus estancias. Unos hermosos y bien cuidados jardines engalanan el hotel rodeando las ruinas, los patios, el museo y la capilla (todo dentro del recinto del hotel).

5003-6743.jpgTiene 125 habitaciones. Son grandes y espaciosas, la mayoría de ellas con chimenea de piedra y todos los servicios propios de un hotel de 5*. Luz tenue, techos con vigas de madera, paredes de piedra, grandes sillones ... Muy bonitas.

La pena de este hotel es que está a la sombra de la preciosa ciudad donde se ubica. El encanto de la ciudad es demasiado tentador y cuesta tomar la decisión de quedarte a conocer el hotel.

RECOMENDACIONES

  • Apréndete bien el camino para llegar a tu habitación. Por la noche, el silencio y la delicada luz de los candelabros en los pasillos dan un poco de "yuyu".

CURIOSIDADES

  • Dentro del hotel hay una cerería dónde puedes ver in situ como trabajan los artesanos.

INFORMACIÓN ADICIONAL