dinahosting
cosas varias

Síndrome de la clase turista

By on 6 marzo, 2007

Desde hace unos años, esta patología con un nombre que confunde, nos ha llenado de temor a todos los que de vez en cuando nos regalamos un viajecito que otro. Consiste en el peligro de la formación de coágulos de sangre en las piernas que pueden derivar en una trombosis venosa profunda.

Los espacios cada vez más pequeños entre asientos dentro del avión durante muchas horas son la causa principal de la aparición de los primeros síntomas. Muchas horas sentados sin mover las piernas hacen que la musculación se relaje, la circulación de la sangre sea más lenta, lo cual induce a la posibilidad de la formación de coágulos.

Las personas propensas a padecer este síndrome son las personas obesas, fumadores, embarazadas, de mayor edad y los que tienen problemas vasculares.

RECOMENDACIONES

  • Existen unas maravillosas medias de compresión que venden en las farmacias. Ayudan a evitar hinchazón de las piernas y estimulan la circulación. Son tupidas, muy fuertes y nada estéticas, pero yo las llevo siempre puestas debajo de unos tejanos. Puedo asegurar que no acabarás como un botijo cuando salgas del avión.
  • Caminar un poco por el pasillo del avión cada dos horas
  • Beber mucho líquido para evitar la deshidratación (la falta de agua espesa la sangre
  • No dormir encogido ni con las piernas cruzadas
  • Hacer pequeños ejercicios de estiramientos de los dedos de los pies y rotaciones de los tobillos

INFORMACIÓN ADICIONAL

TAGS
RELATED POSTS
1 Comment
  1. Responder

    Eduardo crespo

    19 agosto, 2008

    El Instituto Madrileño de Formación informa sobre el síndrome de la clase turista

    12/08/2008 – Consejeros Agrupados de Comunicación

    El Instituto Madrileño de Formación informa sobre el síndrome de la clase turista

    12 de agosto de 2008. El Instituto Madrileño de Formación, informa sobre las consecuencias de los viajes en la clase turística y de cómo paliar sus efectos si se procede de un modo correcto durante el viaje.

    En verano tenemos varias formas de desplazarnos, una de ellas es en coche y con ella llegan los accidentes de tráfico (in itinere o no, el sufrimiento que genera está más allá de la relación contractual y del momento del día) y la otra es en avión.

    Hay un síndrome, cada vez más conocido que es el de la clase turista que consiste en los trastornos circulatorios producidos por la prolongada inmovilidad en espacios reducidos, como los asientos de la clase turista de la mayoría de las compañías aéreas. Puede derivar en trombosis venosa profunda (TVP) en las extremidades e incluso podrían ser fatales si los coágulos se desprenden y llegan al pulmón.

    Pero hay que señalar, que la TVP ocurre raramente y en gente especialmente predispuesta cuando se dan periodos prolongados de inmovilidad.

    Aunque aún no existen estudios concluyentes al respecto, los vuelos de larga duración pueden considerarse como un factor adicional de riesgo de trombosis venosa profunda.

    El síndrome de la clase turista debe su nombre a la falta de espacio que existe entre los asientos de esta zona del avión. Los pasajeros de vuelos largos pasan muchas horas sentados y con las rodillas flexionadas Esta inmovilidad perjudica la circulación sanguínea y puede formar coágulos en las venas de las piernas al quedarse estancada la sangre. Al recobrar la movilidad, los trombos que se forman en las extremidades inferiores pueden viajar hacia otros órganos, tales como el corazón o el cerebro, provocando lesiones muy graves. «La inmovilidad permanente es un factor de riesgo», según los expertos.

    Población de riesgo

    Las personas que tienen problemas circulatorios, como las varices, aquellas que hayan padecido trombosis anteriores, y quienes padecen enfermedad obstructiva crónica (EPOC) o insuficiencia cardiaca, constituyen la población con mayor riesgo de sufrir TVP. Si a este peligro ya existente sumamos la inmovilidad que implica la realización de un viaje largo, la posibilidad de que los trombos se formen aumenta, según algunos expertos.

    Las embarazadas también se encuentran dentro de la población de riesgo de sufrir trombosis venosa profunda. “El propio útero aumenta de tamaño durante la gestación, dificultando el retorno venoso de las extremidades inferiores, siendo frecuentes los edemas al final de la tarde en una embarazada. Si a esto sumamos la inmovilidad que implica un viaje en avión durante varias horas, se explica la aparición del riesgo de una complicación de este tipo”, señala el doctor José Luis Pérez-Arellano.

    En cualquier caso, los pasajeros que deban permanecer en un espacio reducido durante un intervalo largo de tiempo como consecuencia de un viaje en avión pueden disminuir la posibilidad de trombosis venosa de forma sencilla. En opinión de distintos expertos, basta con dar un pequeño paseo cada dos horas o realizar sencillos ejercicios en las zonas más espaciosas del avión, como ponerse en cuclillas. También podemos contraer de vez en cuando los músculos de las piernas mientras permanecemos sentados, ya que de este modo se facilita la circulación venosa profunda.

    Así mismo es aconsejable beber con regularidad pequeñas cantidades de agua con el fin de evitar la deshidratación, ya que la falta de agua espesa la sangre y aumenta el riesgo de coágulos. Incluso se recomienda la ingestión de aspirina, siempre que no esté contraindicada por otros motivos, ya que este medicamento tiene efectos anticoagulantes.

    Si tras la realización de un trayecto prolongado se observa una hinchazón persistente y no habitual en las piernas, los especialistas recomiendan acudir de inmediato a un centro hospitalario, donde se administrará un tratamiento anticoagulante para disolver el trombo. Según informa el doctor Cabrera, “la situación podría revestir mayor gravedad si se experimenta dolor torácico, falta de aire o respiración dificultosa”. En estos casos habría que acudir un servicio de urgencias hospitalario para ser atendido por un neumólogo.

    Los síntomas pueden manifestarse con posterioridad al vuelo en forma de hinchazón, dolor, o bien hormigueo en las extremidades. Se recomienda acudir al médico para que en caso de haberse iniciado un coágulo prescriba la medicación adecuada.

    El Instituto Madrileño de Formación apunta algunos consejos durante el viaje

    Mueva las piernas cada cierto tiempo, realizando contracciones que faciliten la circulación venosa profunda.

    Levántese del asiento cada hora y de varias vueltas por el pasillo.

    Beba suficiente agua para evitar la deshidratación.

    No adopte una posición forzada ni cruce las piernas si va a dormir.

    No coloque el equipaje en el espacio destinado a las piernas.

    Lleve ropa holgada, preferiblemente de fibra natural, con el fin de favorecer una menor presión sobre la piel y su mejor ventilación, aflójese el cinturón y los cordones de los zapatos y utilice medias y calcetines elásticos.

    Evite tomar alcohol y bebidas con cafeína, ya que tienen efectos diuréticos.

    Como resumen, las medidas preventivas para evitar los efectos de esta afección consisten en moverse por el pasillo del avión cada hora, beber agua y ajustarse la ropa, calzado y cinturones de forma que no impidan la circulación así como dormir en posiciones que una extremidad o parte del cuerpo no impida la correcta circulación en otra.

    Desde el Instituto Madrileño de Formación y gracias a su amplio bagaje en la formación de la prevención laboral, se recomienda utilizar y seguir pequeña pautas que nos ayudarán a pasar unas vacaciones tranquilas y plenas de salud.

LEAVE A COMMENT

Esther Basanta
Barcelona

Vivo del y para el turismo. Me encanta viajar y en este blog te explicaré todo aquello que de alguna manera he podido experimentar en primera persona. Encontrarás información sobre hoteles, visitas, excursiones, trenes o compañías aéreas. ¿Me acompañas?

Hoteles Baratos
Booking.com
Social
GET YOUR GUIDE
septiembre 2019
L M X J V S D
« Ago    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Publicidad




Fashion Travel Bloggers
Fashion Travel Bloggers